miércoles, 10 de julio de 2013

El grotesco Sínodo Cadavérico



Toda institución política y religiosa ha tenido en más de una oportunidad algún período oscuro, pero no hay duda que por mucho, los eventos que se desarrollaron en ésta época son los más escandalosos, además de bizarros, en toda la historia papal, y de la Iglesia Católica, a pesar que ha tenido muchos.

En plena Edad Media, el pontificado, aunque poderoso, en cuanto al poder espiritual que representaba, aun estaba muy influenciado y manipulado por los poderosos señores romanos, que proyectaban su autoridad a través del papa de turno apoyando a una u otra facción, a beneficio de sus propios intereses. En parte, la razón de éste servilismo del pontífice de turno para con los senadores, se debe, que ellos, de forma directa, participan en el proceso de la elección al Trono de San Pedro, en una época aun lejana, antes que se realizara a través del Cónclave.

El papa Formoso, electo en el año 891, decide enfrentar ésta situación y apartarse de la influencia de la poderosa familia Spoleto, pero para lograr su objetivo debe de aliarse con un rey extranjero, Arnolfo, al que le solicita que invada Italia y así poder erradicar por la fuerza el poder de los Spoletro o al menos limitarlo. Arnolfo cruza los Alpes y llega a Roma a principios del año 896, cumpliendo con su parte del trato y en agradecimiento, el papa Formoso lo corona Sacro Emperador Romano, pero como era de esperarse, éste hecho encoleriza a la nobleza romana, que nunca llega a ser totalmente derrotada y contraataca, expulsando a las fuerzas del emperador de la península. Un par de meses después el papa Formoso muere repentinamente y la oportunidad se le presenta a la familia Spoleto, quienes logran elegir a un pontífice aliado, Esteban VI.



Representación idealizada del Papa Formoso según consta
en la Basílica de San Pablo Extramuro en Roma.



Detalle de las paredes de la Basílica de San Pablo Extramuro en Roma, en
donde están representados los ícono de todos los papas de la historia
hasta la fecha.

Este nuevo papa, Esteban VI, para satisfacer las demandas de sus “patronos”, y reivindicar el antiguo estatus político de la familia, debe revertir las decisiones tomadas por su antecesor, Formoso, cosa que no es fácil, ya que la autoridad papal es irrevocable, aunque ya esté muerto, razón por la cual resuelven hacerle un juicio póstumo, desarrollándose  el más grotesco de los eventos; el cadáver de Formoso, que ya lleva dos años muerto, es exhumado y sentado en el Trono Papal, vestido con toda su indumentaria y se le leen los cargos en su contra, dándose inicio al “Sínodo Cadavérico”.



Este es el único cuadro que representa el "Sínodo Cadavérico"
"El papa Formoso y Esteban VII"
Autor: Jean Paul Laurens, 1870
Museo de Bellas Artes de Nantes, Francia

Para mantener, en esta farsa, algunos indicios de legitimidad, se le asigna al papa muerto un diácono para que defienda su nombre; un oscuro personaje que no tiene ni idea de lo que hace allí. El papa Esteban VI se luce y al no tener un interlocutor vivo que se pueda defender, hace gala de su elocuencia y difama a Formoso, en la búsqueda de inhabilitarlo como pontífice.

Papa Esteban VI

Todo el juicio está arreglado y es encontrado culpable, con lo que se ilegaliza su elección papal, quedando todos sus actos, decisiones y nombramientos revocados. Se procede entonces a cortarle los tres dedos de su mano derecha, los que se utilizan para la consagración, y luego, ya despojado de sus vestiduras es enterrado en un lugar secreto.

Las reacciones de las facciones opositoras son inmediatas y el papa Esteban VI es encarcelado y luego estrangulado, creándose una sucesión de papas, casi que de manera simultánea, entre los que apoyan a Formoso y los que lo rechazan. En ese período de intrigas, corrupción y muertes, un hombre se va abriendo paso, hasta que logra, que en el año 898, lo elijan papa, ese personaje es Sergio III, quien no limita sus actos en la búsqueda de satisfacer sus ambiciones políticas y satisfacer sus pasiones carnales.

La labor inmediata de Sergio III es reabrir el juicio al mutilado esqueleto de Formoso y por si quedaban dudas, volver a condenarlo, pero ésta vez, su cuerpo es lanzado al río Tíber con el objetivo de borrarlo de la historia, pero cuenta la leyenda, que el cadáver se enredó en las redes de un pescador, quien lo rescató y lo ocultó hasta que años después, el juicio en contra de Formoso vuelve a ser reabierto y, en esa oportunidad, su pontificado reivindicado, entonces sus restos fueron entregados de vuelta y yace hoy en día en las criptas papales de la Basílica de San Pedro en el Vaticano.

Cronistas de la época, algunos de ellos adversos a Formoso, escribieron referencias elogiables sobre él: "obispo de gran santidad y ejemplares costumbres”, lo que indica, para la posteridad, que todos los argumento esgrimidos en éste “Sínodo Cadavérico” fueron creados para lograr los objetivos de una familia ambiciosa e inescrupulosa, que no se detuvo en nada para servir sus intereses. Pero la historia no olvida y la memoria de ésta permanece como nefasta.




Lista de los papas enterrados en las
criptas de la Basílica de San Pedro.

Aunque es irónico, que el cuerpo del papa Sergio III también esté sepultado allí, a pesar que él se ve involucrado en otro escándalo aun peor: el “Saeculum obscurum”, mejor conocido como La Pornocracia, período aún más escandaloso, al cual haré pronta referencia.

Escrito por Jorge Lucas Alvarez Girardi

 

1 comentario: