jueves, 26 de junio de 2014

El Tapiz de Bayeux


En las representaciones pictóricas de algún evento histórico se pinta el momento más crucial o se realiza una serie de cuadros que narra cada aspecto del suceso, pero el Tapiz de Bayeux contiene en una sola y extensa obra todos y cada uno de los hechos del acontecimiento más relevante de la Historia de Inglaterra, la última conquista exitosa de su territorio por fuerzas extranjeras, realizada por el entonces Duque de Normandía: Guillermo.
 
Museo del Tapiz de Bayeux, en donde se exhibe en su totalidad y extensión.

Irónicamente éste documento ilustrado, casi en su totalidad, no se encuentra en territorio inglés sino en suelo francés, Bayeux, ciudad ubicada al sur de Baja Normandía y la cual disfruta de un intenso turismo no sólo por su catedral gótica y sus canales de agua, sino en particular por albergar el Tapiz de Bayeux.

A través de la ciudad de Bayeux pasa el río Aure, al que se aprovechó para
construir molinos hidráulicos.
 
Corría el año 1066 y el reino de Inglaterra estaba a punto de sufrir una gran crisis de sucesión, debido a que su rey, Eduardo el Confesor, decidió ser célibe a pesar de estar casado con Edith de Wessex. Ese aparente celibato ha generado multitud de conjeturas a lo largo de los últimos 1000 años de historia, ya que los acontecimientos en consecuencia definieron por completo la historia de los ingleses.
El rey Eduardo el Confesor de Inglaterra creó una crisis dinástica que
desembocó en la Conquista Normanda.

Eduardo muere a principios del año 1066, y muchos especulan que su primera opción sucesoral fue Guillermo, duque de Normandía, pero al estar, el aparente heredero, del otro lado del Canal de la Mancha, la familia noble más poderosa de Inglaterra, los Godwin, condes de Wessex, linaje al que pertenece la ahora reina viuda, Edith, quien aprovechó su cercanía a la monarquía inglesa y su influencia para usurpar la última voluntad de su esposo, el rey, y elevar a lo más alto del poder a su hermano Harold, obteniendo el apoyo de muchos de los barones, quienes preferían ser gobernados por un local antes que por un extranjero: Guillermo.
 
La reina viuda, Edith, junto a otros nobles, aprovecha su poder para
influenciar la decisión que nombraría a su hermano Harold, rey de Inglaterra.


Antes que Guillermo, duque de Normandía, pudiera reaccionar, construir una flota para la invasión y reclamar lo que él consideraba suyo, otro extranjero, también con derechos sobre la corona, instigado por el hermano menor, Tostig, del nuevo rey electo de Inglaterra, invade primero con la intención de apropiarse del reino: Harald III Haardrade, rey de Noruega,  y así conformar el gran imperio que siempre soñó, pero ambos: Tostig y Harald son derrotados y asesinados por Harold en la Batalla de Stanford Bridge, al norte del reino, muy cerca de York.
 
Batalla de Stanford Bridge, pintada por Peter Nicolai Arbo en 1870,
en la que se representa, en el centro, el instante en que Harald III es
alcanzado por una flecha en el cuello.


Nueve días después, y aprovechando la coyuntura, el duque Guillermo de Normandía, parte de puerto normando con una flota superior a 500 barcos y un número aproximado de 10.000 hombres.
 
Guillermo, duque de Normandía, se tardó nueve meses en construir
su gran flota, de unos 500 barcos, para poder invadir Inglaterra.


Anticipando lo peor, Harold, parte de York vía a Londres, con parte de su ejército, dejando atrás a un gran contingente en caso de otras posibles revueltas danesas y en su marcha acelerada, la mayoría hombres a pie, recorren 320 Km, a un promedio de 43 kilómetros diarios, por siete días, otorgándole a Guillermo suficiente tiempo para desembarcar, armar campamento, estudiar la zona y prepararse para la batalla.
Mucho se especula, que la razón de la derrota inglesa, se debe a que el
ejército del rey Harold estaba agotado de una marcha tan extensa, pero a
decir verdad, él se detuvo por una semana en Londres antes de ir al
encuentro de Guillermo en Hasting.

La Batalla de Hasting, como se llegó a conocer este importante evento, comenzó en la madrugada del 14 de octubre de 1066 y duró todo el día hasta bien entrada la noche, hasta que Haroldo, rey de Inglaterra, fue alcanzado por una flecha en la cara. Muerto el rey, las tropas de éste huyen despavoridas al no tener ya razón de seguir peleando y así intentar salvar sus vidas.

Sección en la que aparece el rey Harold fatalmente herido de una
flecha en la cara.
 
Al amanecer Guillermo puede apreciar en su totalidad el campo de batalla, repleto de hombres muertos y heridos, ordenando encontrar el cadáver del rey muerto. Todos los soldados normandos muertos, alrededor de dos mil,  fueron recogidos y enterrados en una fosa común aun no identificada, dejando esparcidos por el campo a los 4.000 cuerpos de los ingleses, excepto el de su rey, cuyos restos, junto a sus estandartes y corona fueron entregados a Guillermo I, ahora rey de facto de Inglaterra y desde ahora conocido como el Conquistador.
La batalla, para la costumbre de la época, involucró a muchos soldados,
generando, como es de esperar, muchos muertos, alrededor de seis mil.

 Existe una leyenda que cuenta que la madre de Harold, Gytha, le ofreció a Guillermo el peso de su hijo en oro si éste le entregaba el cuerpo, a lo que el nuevo rey se negó, enterrándolo en lo alto de la colina, cerca de la hoy antigua abadía Battle, argumentándose que, “un hombre quien defendió tan valientemente la costa, debería estar enterrado cerca de ella”.
Placa de la tumba de Harold, frente a las ruinas de la abadía Battle,
cerca de Hasting. El complejo religioso fue destruido por órdenes del
rey Enrique VIII en 1534, tras la resolución parlamentaria en la que
se disolvían los monasterios, luego de la creación de la Iglesia Anglicana.

La sumisión de los nobles ingleses no fue inmediata obligando a Guillermo a entablar sucesivas batallas hasta lograr el poder absoluto y así poder coronarse formalmente en la recién inaugurada Abadía de Westminster en Londres, y crear así la Dinastía Normanda.
 
La Abadía de Westminster, Londres, se comenzó a construir en 1042 por
orden del rey Eduardo el Confesor, siendo consagrada en 1065, razón por
la cual Harold fue el primer rey en escoger esta iglesia para ser coronado,
transformándose en tradición.


Muchos ingleses a lo largo de la historia tienen sentimientos encontrados con respecto a Guillermo I el Conquistador, en primera instancia por ser el último extranjero en invadir con éxito y apoderarse de la corona, pero por el contrario además, a él le deben mucho de los que Inglaterra es hoy en día: su red de castillos y fortalezas en piedra, entre ellos La Torre Blanca del complejo de la Torre de Londres; la Torre Redonda del Castillos de Windsor y la Torre Cuadrada del castillo de Dover.
La Torre Blanca, parte central del complejo de La Torre de Londres, una
de las tantas fortalezas que Guillermo construyó para proteger su reino
de las revueltas que los sajones ingleses pudieran realizar.

La nueva clase social, la normanda, se transforma en todo poderosa, minimizando las libertades y las tradiciones de los sajones ingleses, más al estilo continental europeo. Guillermo institucionaliza el cristianismo como religión oficial del reino, siendo antes una mezcla de ritos paganos. Transforma a la monarquía como hereditaria en vez de elegida. Los bosques pasan a ser propiedad de los nuevos señores feudales y con él su derecho a recoger leña y cazar. Reestructuró los condados y sus parroquias para beneficiar a sus leales hombres, sustituyendo a todos los dueños anteriores, obligándolos a exiliarse o a someterse al servilismo. Y ordena, para pesar de los habitantes de la isla, la creación de un censo de todos los que están y todo lo que hay, para saber con exactitud lo que cada quien debía pagar al estado en calidad de impuestos: The Domesday Book (Libro del Juicio Final), en referencia a los terrorífico que esto representaba para ellos, que antes disfrutaban de muchas libertades.
 
Domesday Book, el cual recopila toda la información de Inglaterra
para la época. Ordenado por Guillermo el Conquistador en 1085.


Por muchos años se creyó que la esposa de Guillermo I, Matilda de Flandes, fue el cerebro tras la creación del Tapiz de Bayeux, y aunque no se descarta por completo, está tomando más peso el que haya sido el hermano de éste, el obispo Odo de Bayeux, quien lo haya ordenado elaborar.
Por siglos la tradición verbal expresaba que el tapiz de Bayeux
había sido concebido y elaborado por la reina Matilde y sus damas
de compañía, pero en la actualidad ese hecho está muy cuestionado.

El Tapiz de Bayeux se puede considerar una magnífica obra narrativa, una especie de storyboard, de casi 70 metros de largo por 50 centímetros de ancho, con un peso de 350 Kg., bordado en tela, en el que aparece magistralmente narrado el antes y el durante, de una de las batallas más importantes de la historia occidental: La Batalla de Hasting. En ésta inmensa tela aparecen 41 barcos, 37 fortalezas o edificaciones, 202 caballos o mulas, 55 perros, 505 animales variados, el cometa Halley y 626 personajes, entre los que destacan Guillermo, Harold y Odo (el supuesto creador del tapiz), pero no Matilda.

Representación del cometa Halley, arriba en el centro, signo astronómico
con el que se presagió una gran calamidad para Inglaterra.
 
Esta obra maestra está incluida en el Programa de Memoria del Mundo creado en el año 1992 por la Unesco con el fin de preservar la conservación de los documentos y obras de relevancia humana. De igual manera, el Tapiz de Bayeux, ha inspirado a artistas recientes en crear obrar similares como en el caso del episodio 10 de la 19ava temporada de Los Simpsons, “E Pluribus Wiggum”,
 
Escena de Los Simpsons inspirada en el Tapiz de Bayeux.

Los créditos del principio y el fin de la película “Travesuras de una Bruja” de Disney, del año 1971.





Y la gran obra comisionada por Lord Dulverton en 1968, conocida como el Bordado Overlord, para conmemorar el Día D, del año 1944; una especie de venganza tardía, en la que las tropas inglesas, canadienses y norteamericanas, invaden con éxito las costas francesas de Normandía.
Bordado Overlord ubicado en el Museo del Día D en Portsmouth, Inglaterra.

 Escrito por Jorge Lucas Alvarez Girardi

1 comentario: